Por: Guillermo Armenta Bon Bustamante (EY México)

Eduardo Isidro Francisco (EY México)

El pasado 15 de diciembre de 2018, el Ejecutivo Federal presentó a consideración del H. Congreso de la Unión el paquete económico para el año fiscal de 2019. Entre los aspectos relevantes a las iniciativas del paquete económico 2019, en la Ley de Ingresos de la Federación se está proponiendo incrementar la tasa de retención de impuesto sobre la renta (ISR) por intereses pagados por el sistema financiero.

La tasa de retención propuesta es del 1.04% a diferencia de 0.46% para el ejercicio fiscal de 2018.

Al respecto, el jueves 20 de diciembre del 2018, los Diputados y Senadores del H. Congreso de la Unión aprobaron en lo general y en lo particular la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2019 y con ello un aumento en las retenciones de ISR para los ahorradores y/o inversionistas.

Lo anterior marca un cambio en la tendencia del año anterior, en la se disminuyó la tasa de retención del 0.58% al 0.46%.

La Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR) establece que las instituciones que componen el sistema financiero que efectúen pagos por intereses se encuentran obligadas a retener y enterar el ISR correspondiente aplicando la tasa que a efecto determine el H. Congreso en la Ley de Ingresos de la Federación, sobre el monto del capital que dé lugar al pago de intereses. Dicho pago será considerado como pago provisional a cuenta del ejercicio.

Es importante mencionar que al final del ejercicio los contribuyentes personas físicas deberán calcular el impuesto definitivo al final del ejercicio.

El cambio en cuestión representa un incremento en la tasa de un 126% respecto del ejercicio fiscal de 2018.

Es importante mencionar, la tasa de retención antes mencionada no será aplicable a los siguientes intereses:

(i) los pagados a la Federación, partidos políticos, donatarias autorizadas, estados extranjeros,

(ii) los pagados entre el Banco de México, instituciones del sistema financiero y sociedades de inversión especializadas en fondos para el retiro,

(iii) los pagados a fideicomisos de fomento económico del Gobierno Federal,

(iv) los que paguen los intermediarios financieros a fondos de pensiones, (v) los que paguen a fondos de ahorro y,

(v) los pagados a Fondos de Inversión en instrumentos de deuda a que se refiere la Ley de Fondos de Inversión.

Por otro lado, la retención del 1.04% también resulta aplicable a los pagos que efectúen las instituciones de seguros en favor de los asegurados o beneficiarios por los retiros, ya sean parciales o totales, que se realicen a las primas pagadas, o de los rendimientos de éstas, antes de que ocurra el riesgo o evento amparado, así como los pagos que efectúen a los asegurados o a sus beneficiarios en el caso de seguros cuyo riesgo amparado sea la supervivencia del asegurado.

Lo anterior resulta relevante ya que a partir de enero 2019 las instituciones financieras estarán obligadas a retener y enterar el impuesto a una tasa del 1.04% por el pago de intereses así como en el caso de las pólizas de seguro con plan de inversión como lo es la Multiestrategia Libre Bancomer (MLB) por aquellos retiros parciales o totales que se realicen de forma anticipada sin que se cumplan con los requisitos que marca la LISR para que éstos estén exentos.


ey