dsc_4180-victor

POR: VÍCTOR PIÑA

Director de Estrategia de inversión de

Banca Privada

Agosto 2008 será recordado como uno de los peores meses en la historia del sistema financiero con la quiebra del gigante financiero Lehman Brothers. Los aniversarios son una ventana al pasado que nos ayudan a recordar, en ocasiones a celebrar, en ocasiones a no olvidar algún evento adverso o doloroso, en este caso, que dejó marcado el rescate del sistema financiero de la mayor economía del mundo: Estados Unidos.

Han pasado exactamente 10 años desde que Estados Unidos entró en recesión y arrastró al mundo entero, creando crisis en los mercados de renta variable y colapsando a la gran parte de monedas internacionales ante la fortaleza del dólar por buscar “activos refugio”; quebrantó la confianza de los inversionistas y dejó notar la fragilidad del sistema financiero en el cual vivimos día con día.

inversion110_1

En la gráfica 1.1 se muestra desde 1953 todos los ciclos de crecimiento económico que ha tenido EE.UU., el ciclo actual 2008 – 2018 ha sido uno de los más largos de la historia, semejante al ciclo 1990 – 2000. Lo anterior es un reflejo de la expansión que han generado los Bancos Centrales liderados por la Fed.

Mucho se ha hablado sobre el cuestionamiento de ¿en qué parte del ciclo económico nos encontramos? Y ¿cuánto falta para que el mundo entre en una nueva recesión? La realidad es que nadie sabe, sin embargo, los números son muy contundentes y nos hacen suponer que los mercados se mueven cada vez más hacia un periodo de menor crecimiento, mayor vulnerabilidad y un escenario de mayor incertidumbre que deja en descubierto los riesgos estructurales, riesgos de mercado, y riesgos coyunturales referentes a factores socioeconómicos y políticos que han surgido en la última década.

Con la finalidad de tener mayor claridad en el panorama hacia adelante, es importante identificar algunos elementos claves que podrían ser el detonante del fin del ciclo actual y el inicio de uno nuevo, lo anterior, nos podría ayudar anticiparnos al momento de posicionar activos de inversión dentro de la estructura de un portafolio.

El primer riesgo y uno de los elementos más importantes para mantener la estabilidad actual es el ritmo de alza en tasa de interés en Estados Unidos. Nos enfrentamos a un mercado que reflejará mayor volatilidad en un momento en que el costo del dinero se incrementa. La Fed mantuvo 7 años la tasa sin cambios en niveles de 0.25%, iniciando en 2016 un incremento paulatino y moderado que ha llevado el fondeo actual hacia niveles de 2.0% (Gráfica 1.3). Creemos que hacia los próximos 12 meses, la Fed continuará subiendo la tasa de interés llevando el fondeo a un rango entre 2.5% – 3.0%, y es precisamente esto lo que ha ocasionado fuertes presiones en las economías más vulnerables de mercados emergentes, altamente afectadas por la fortaleza en el dólar.

inversion110_2

El segundo riesgo es referente a la deuda y el crédito. El ingrediente tradicional de una crisis financiera es el exceso de liquidez que termina por crear una burbuja crediticia; el actuar de la renta variable en Estados Unidos, los desbalances de cuenta corriente en diferentes regiones, la evolución en la deuda (China en particular), y los bajos niveles de desapalancamiento desde la crisis de 2008 siguen siendo factores de preocupación hoy en día. Existen diferentes estudios que muestran que la gran mayoría de las crisis son anticipadas por señales claras que la reflejan, sin embargo, en su gran mayoría son ignoradas o subestimadas por el mercado; parecería ser que hacia adelante no será la excepción.

En la Gráfica 1.4 se muestra el nivel de endeudamiento que muestra China, reflejando una aceleración precisamente a partir de 2009, como medida de estímulo a la crisis financiera del 2008, llevando la relación deuda/PIB de un 150% a un 250% actual, misma que se espera alcance niveles de 300% considerando un escenario de reformas (de acuerdo a los estimados del Fondo Monetario Internacional). Un escenario sin reformas se proyecta una deuda insostenible de hasta 400% del PIB hacia 2025, lo cual ocasionaría una caída rápida en el crecimiento económico.

inversion110_3

Por último, el tercer riesgo es referente a la valuación de la renta variable, particularmente en Estados Unidos. Uno de los principales factores que ha ocasionado el optimismo de la renta variable ha sido el exceso de liquidez de los Bancos Centrales inyectando dinero al sistema financiero, mismo que no necesariamente termina incorporado en el crecimiento de la economía real, sino más bien, estimula al inversionista a tomar activos de riesgo por medio de financiamiento barato.

El balance de la Fed ha tenido una relación directa con el comportamiento del S&P500 (Gráfica 1.5), a mayor incremento de estímulo monetario mayor alza de acciones, sin embargo, a pesar de que la Fed ha dejado de inyectar liquidez los mercados de renta variable en EE.UU. continuaron subiendo, lo anterior se puede atribuir a las políticas Trump encaminadas a estímulos fiscales y políticas de proteccionismo que de corto plazo han favorecido a dicha nación.

inversion110_4

El índice S&P500 (SPX) de Estados Unidos ha registrado 9 años consecutivos de alza, por lo que, un saldo positivo al cierre de 2018 significaría 10 años ininterrumpidos de rendimientos favorables. Desde el punto más bajo de la crisis del 2008-2009 hasta el día de hoy, el SPX acumula un rendimiento efectivo en dólares de 330%.

Si comparamos en el mismo periodo a la empresa más grande del mundo, Apple, (valor que supera USD$1.0 trillón), el rendimiento acumulado es de 1,740%, superando al S&P500 por cerca de 1,400%.

Los números podrían ser tan escandalosos como reales, y simplemente es un reflejo del actuar que han tenido empresas del sector tecnología, mismo que podría arrojar señales de sobrecalentamiento en términos de valuación, factor que el mercado ha subestimado por el momento.

inversion110_5

Las fuentes de rendimiento de la renta variable parecen agotarse, con un alza en la tasa libre de riesgo, el pago de dividendos se hace menos atractivo para generar valor; después de un ciclo de 10 años de alza, es difícil seguir viendo expansión en múltiplos, por lo cual sólo queda de valor el crecimiento en utilidades en las empresas que parecería estar sano en sus fundamentales sostenido por el crecimiento económico, no obstante éste terminará por desinflarse en el momento que desacelere el ciclo.

Todos estos factores que hemos señalado serán el marco de actuación de cara al 2019, el décimo aniversario es un buen momento para hacer una pausa en el camino y cuestionarnos ¿hemos aprendido de la lección o seguimos aferrados al mismo modelo obsoleto de endeudamiento y crecimiento medido por el PIB? El tiempo lo dirá, las afectaciones serán simplemente las consecuencias de nuestros actos que hemos acumulado en estos últimos 10 años, por lo que no hay mucho que celebrar y sigue habiendo mucho por hacer, es tiempo de que las “finanzas como de costumbre” sean reemplazadas por un enfoque diferente.

Para más información,

consulte a su Banquero Privado


Disclaimer General

La información contenida en el presente documento y, en su caso, en sus anexos (en adelante, el “Documento”) tiene carácter puramente ilustrativo y ha sido elaborada por BBVA Bancomer S.A., Institución de Banca Múltiple, Grupo Financiero BBVA Bancomer (“BBVA Bancomer”).Este Documento contiene información comercial general de un producto o instrumento financiero a la fecha del mismo. BBVA Bancomer no asume compromiso alguno de comunicar cambios ni de actualizar el contenido del presente Documento. El contenido del presente Documento no se ha elaborado con arreglo a las normas orientadas a promover la independencia de los informes de inversión, no contiene explicaciones objetivas, ni ha sido objeto de verificación independiente.

El receptor de este Documento debe ser consciente de que:

(i) Con carácter previo a la toma de una decisión de inversión, debe ser plenamente consciente y no albergar duda alguna sobre el funcionamiento del producto o instrumento objeto de este Documento, así como de las obligaciones y riesgos que asumiría con su contratación. Si el receptor tuviera alguna duda de cualquiera de estos aspectos, no deberá contratar la operación hasta que dichas dudas hayan sido resueltas.

(ii) Las transacciones en productos o instrumentos financieros como el presentado en este Documento pueden implicar grandes riesgos y no son adecuados para todos los inversores. De hecho, el precio de los valores o instrumentos o los resultados de las inversiones pueden fluctuar en contra del interés del inversor, pudiendo dar lugar a pérdidas de importe muy elevado (superiores incluso a la inversión inicial si dicho desembolso ha existido), siendo necesario en estos casos hacer aportaciones adicionales para cubrir la totalidad de dichas pérdidas. BBVA Bancomer no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida, directa o indirecta, que pudiera resultar del uso de este Documento o de su contenido.

(iii) BBVA Bancomer o cualquier otra entidad del Grupo BBVA, así como sus respectivos directores o empleados, pueden tener una posición en cualquiera de los valores o instrumentos a los que se refiere el presente Documento, directa o indirectamente, o en cualesquiera otros relacionados con los mismos; pueden negociar con dichos valores o instrumentos, por cuenta propia o ajena, proporcionar servicios de asesoramiento u otros servicios al emisor de dichos valores o instrumentos, a empresas relacionadas con los mismos o a sus accionistas, directivos o empleados y pueden tener intereses o llevar a cabo cualesquiera transacciones en dichos valores o instrumentos o inversiones relacionadas con los mismos, con carácter previo o posterior a la elaboración del presente Documento, en la medida permitida por la ley aplicable.

(iv) Los empleados de otros departamentos de BBVA Bancomer u otra entidad del Grupo BBVA pueden proporcionar comentarios de mercado, verbalmente o por escrito, o estrategias de inversión a los receptores que reflejen opiniones contrarias a las expresadas en el presente Documento; asimismo BBVA Bancomer o cualquier otra entidad del Grupo BBVA puede adoptar decisiones de inversión por cuenta propia que sean inconsistentes con lo contenido en el presente Documento.

(v) Ninguna parte de este Documento puede ser (a) copiada, fotocopiada o duplicada en ningún modo, forma o medio, (b) redistribuida, (c) divulgada, citada, comunicada (d) ni entregada a ninguna otra persona o entidad sujeta a la legislación o jurisdicción de aquellos países en que la misma pudiera estar prohibida, limitada o sujeta a requisitos de autorización, registro o comunicación de cualquier tipo.

(vi) Además de los pagos inherentes al producto descrito en el Documento, existe la posibilidad de que surjan otros costes para el cliente, incluido el pago de impuestos, como consecuencia de transacciones vinculadas al instrumento sobre el que versa este Documento y que no se paguen a través de BBVA Bancomer ni sean estipulados por BBVA Bancomer.