Los World Restaurant Awards son impulsados por Joe Warwick y Andrea Petrini, ambos expertos en el ámbito culinario. Estos premios tienen como objetivo celebrar a los restaurantes como parte medular de la cultura, poniéndolos a la altura del cine, el arte y la música. En este sentido, cada una de las categorías son íntegramente evaluadas por un panel de expertos. Los nominados van desde innovadores restaurantes a establecimientos accesibles, pasando por las principales capitales culinarias hasta destinos más remotos.

Ganador a Restaurante del Año: Wolfgat
El restaurante ganador del año es un pequeño y remoto recoveco de pureza y buen gusto en todos los sentidos; un pintoresco comedor junto al mar en el Cabo Occidental de Sudáfrica. Se trata de un lugar simple y rústico pero perfectamente elegante. El restaurante está directamente en la playa con vista al mar, desde donde uno puede ver a los pescadores salir, regresar y vaciar la captura de sus barcos de colores brillantes. El pueblo de Paternoster es de estuco blanco, como en algún lugar de Grecia. Wolfgat es impulsado por su chef-propietario Kobus van der Merwe.

Wolfgat es un pintoresco comedor junto al mar en el Cabo Occidental de Sudáfrica

Ganador a LLegada del Año: Inua

Ed-Cocina-2---Inua-Tokyo
El ganador en la categoría de nuevos restaurantes es Inua, que en lenguaje inuit quiere decir: los espíritus y la fuerza vital del bosque que se desenvuelven. Localizado en Tokio, Inua es un restaurante donde las técnicas nórdicas de vanguardia se encuentran con los mejores productos japoneses, provenientes de la tierra y del mar. En este establecimiento, Usted encontrará una forma de espiritualidad profunda, una sensación de espacio y tiempo, un objetivo que va más allá de las cuatro paredes de un nuevo restaurante.

Inua es un restaurante donde las técnicas nórdicas de vanguardia se encuentran con los mejores productos japoneses

Ganador a Atmósfera del Año: Vespertine

Ed-Cocina-3---Vespertine-California

Esta categoría considera el servicio, la acústica y el ambiente en general. Con una apariencia más de nave espacial que de restaurante —un exoesqueleto de acero rojo torcido de cuatro pisos de altura— Vespertine aparece como una loca utopía arquitectónica en las afueras de Los Ángeles, en Culver City. Es una experiencia única en la vida; una inmersión en una cocina hipnotizante y orientada hacia la naturaleza. Definitivamente, éste es un restaurante para aquellos que piensan que los restaurantes pueden trascender su propósito principal, convertirse en arte y ser una instalación multisensorial que puede alimentar tanto el cuerpo como la mente.

Vespertine aparece como una loca utopía arquitectónica en las afueras de Los Ángeles

Ganador a Colaboración del Año: Paradiso y Gortnanain

Ed-Cocina-4---Paradiso-Irlanda

Cuando Ultan Walsh, de la granja Gortnanain en Irlanda, renunció a su puesto en la University College Cork para cultivar vegetales inusuales, lo primero que vendió fue a Paradiso, el restaurante vegetariano del chef Denis Cotter. Para Cotter, trabajar con Walsh fue un cambio de juego. “Él tenía interés en cultivar cosas que se suponía que tenías que importar”. Hay innumerables ejemplos de colaboraciones cercanas entre chefs y agricultores, pero Cotter y Walsh están marcados por su longevidad y sinergia.

La colaboración entre Paradiso y Gortnanain está marcada por su longevidad y sinergia

Ganador a Clásico Duradero: La Mère Brazier

Ed-Cocina-5---La-Mere-brazier-Francia-Lyon

La Mère Brazier ganó en la categoría para restaurantes excepcionales abiertos por al menos 50 años. Eugénie Brazier, madre de la cocina francesa, murió en 1977, pero en Lyon, donde se forjó su reputación, perdura su legado en lugares como La Mère Brazier, restaurante que ella inauguró en 1921 a los 26 años. En 2008, fue revivido por Mathieu Viannay y, a pesar de la presión de tal legado, ha hecho que el restaurante prospere una vez más.

Eugénie Brazier, madre de la cocina francesa, inauguró La Mère Brazier en 1921

Viannay restauró los azulejos originales, pero conservó la señalización y las ventanas. El plato más conocido de Brazier, el demi-deuil Poularde de Bresse —un pollo entero con rodajas de trufa negra en capas entre la piel y la carne— permanece en el menú en la temporada de trufas, junto con varios de sus Platos icónicos.

Pero al tiempo que conserva gran parte de la historia del lugar, Viannay ha agregado algunos toques innovadores al menú, como la fricassée de abulón, avellanas, alcachofa de Jerusalén y pera nashi; galette de alforfón con ostra, andouille y caviar; y sablé bretón con yuzu confitado, sorbete de mandarina y crema de kalamani.