Por: Antonio Blanco

En esta ocasión, el motivo de mi artículo se relaciona con algunas recomendaciones gastronómicas para el próximo mes de diciembre. Por ello, he decido comenzar con la ciudad que más me atrae después de la Ciudad de México, y esta metrópoli es Barcelona.

Botafumeiro

Carrer Gran de Gràcia, 81, 08012 Barcelona, España

Mi primera recomendación se trata de un lugar emblemático. Algunos señalan a este sitio como un restaurante para “guiris”, o sea para extranjeros y turistas, cuando este feudo es un sitio imprescindible para la sociedad catalana, que siempre procura elegir este lugar para celebrar sus momentos más especiales.

El restaurante se especializa en cocina de producto, y como diría Moncho Neira, propietario del establecimiento, “Cuando la materia prima es indiscutiblemente la mejor del mercado, lo único que debe hacer un cocinero es respetar el producto, dar el punto de fuego y el aderezo justos para despertar todo su sabor y su aroma en el plato”.

Se recomienda comenzar con unas lonchas de jamón ibérico, croquetas de ibérico o mariscos, angulas de Aguinaga, buñuelos de centollo, percebes, anchoas de l’Escala, salpicón de centollo o bogavante, sin olvidar el emblemático pan de coca de cristal con tomate y aceite de oliva, empanada gallega o un pulpo estilo feira.

Después es obligado incursionar por el mundo del mejor marisco de España, tales como ostras y almejas gallegas vivas, espardeñas, vieiras al horno, gambas de palamós, cigalas, centollo, langosta y bogavante. Todo lo anterior puede ser servido en bandejas combinadas con un poco de cada marisco, ya sean fríos o a la plancha. También les puedo sugerir algún arroz, que son exquisitos en este restaurante.

Igualmente es posible elegir como plato fuerte algún pescado como dorada, lubina, rape, merluza, lenguado o bacalao; pero si lo tuyo es la carne, puedes elegir algún chuletón o solomillo de carne D.O. ternera rubia gallega, o tal vez un buen cabrito.

Los postres son excelentes y variados, y la lista de vinos es espectacular y equilibrada entre precio y calidad.

barcelona2_110

La Taverna del Clinic

Carrer del Rosselló, 155, 08036 Barcelona, España

Pequeño restaurante que comenzó como una taberna típica y que evolucionó de la mano de sus dueños, los hermanos Manel y Toni Simôes; el primero trabaja como maître y sommelier, y el segundo es el chef.

El servicio es exacto y muy profesional, el lugar es muy cómodo, aunque conviene hacer reservación, la cocina es sorprendente y moderna, pero siempre respetando la calidad de la materia prima.

Luego de la adquisición de un local vecino, y después de un diseño de vanguardia, la pequeña taberna creció para convertirse en un extraordinario restaurante, al cual le auguro en fechas próximas su primera estrella Michelin.

El menú es variado y lo mejor es dejarse guiar por Manel o Toni, que nos indicarán qué platillos son las más nuevas creaciones de su cocina, sin dejar de probar las innovadoras patatas bravas, o el Iglú de pulpo, el canelón de centolla, berberechos de fugu, mollejas lacadas con demi-glacé de naranja, vieiras con castañas y pies de cerdo, las ostras tuneadas, volcán de calamar sobre crema de remolacha, etcétera…

Los postres son fabulosos, y la lista de vinos es simplemente extraordinaria, ya que es posible encontrar sorpresas que quizás no hallarás en restaurantes presuntamente más afamados.

Tickets

Av. del Paral•lel, 164, 08015 Barcelona, España

Restaurante innovador, con una estrella Michelin y cuyo origen se deriva de aquel exclusivo feudo llamado “El Bulli”, de Ferrán Adrià; lugar que por años fue considerado el mejor establecimiento del orbe. Aquel sitio se caracterizó por situarse como un laboratorio gastronómico de donde surgieron grandes cocineros a nivel mundial, y entre ellos estuvo también el hermano de Ferrán – Albert –, quien laboraba en “El Bulli” como repostero, y que por cierto fue premiado por ese papel que desempeñaba, pero ahora Albert se ha convertido en un chef genial intentando brillar con luz propia, ya sin la sombra de su famoso hermano.

Tickets se caracteriza por ser un sitio divertido, especializado en “tapas” exclusivas y extravagantes pero sustentadas en materia prima de la región y de España. Algunos de estos entrantes son preparados mediante la técnica de cocina molecular, inventada por Ferrán Adrià, y como ejemplo puedo mencionar las famosas aceitunas coloidales, que estallan en la boca con todo el sabor de una oliva común y corriente. Es posible hacer una selección de solamente tapas para comer, aunque para los de apetito voraz, también cuentan con platos principales como chuletón, langosta o pescados.

La lista de vinos es prudente, sin exageraciones y fundamentada en vinos españoles y regionales, aunque también te puedes encontrar con alguna sorpresa de Francia o Italia a precios decentes.

Al final de la comida, el lugar cuenta con un bar en donde se ofrecen postres y coctelería. Vale la pena probar los postres y entre ellos te recomiendo la tarta de queso, que simula ser una rueda de queso tradicional.

barcelona3_110

Enigma

Carrer de Sepúlveda, 38-40, 08015 Barcelona, España

Este restaurante también pertenece a Albert Adrià, y aunque lleva muy poco tiempo desde su creación, le podemos augurar al menos un par de estrellas Michelin próximamente.

Este lugar se trata de una combinación de ambientes, y la sorpresa comienza desde la llegada, ya que te deben enviar a través de correo electrónico, una clave que deberás utilizar en un panel ubicado en la puerta de entrada del edificio en donde se encuentra el comedor. Una vez dentro, te sitúan en una mesa de bar en donde te ofrecen el primer aperitivo. De ahí te trasladan a tu primera mesa, en donde te preguntaran si tienes alguna alergia y si tu apetito gourmet te permite probar de todo. En ese momento puedes elegir el vino o vinos que deseas degustar, aunque yo te recomiendo una selección de maridaje con cada comida, que se basa en poco más de 30 pequeños platillos. También puedes elegir un maridaje a base de zumos que ellos mismos preparan. El costo del menú es fijo, y te permite probar desde jamón ibérico, carne ibérica, carne de Kobe, angulas, caviar, mariscos y delicadezas extraordinarias que te harán gozar de una noche sibarita sin precedente. El concepto también termina en un Bar en donde te ofrecen los postres y algún cocktail o destilado de tu agrado. Vale la pena vivir esta experiencia, sobre todo si no tuviste la oportunidad de conocer aquel sitio icónico en Girona llamado “El Bulli”.

ed-enigma-miniatura-reservas barcelona4_110

Es verdad que existe mucha más oferta gastronómica en Barcelona, pero es imposible escribir en una sola sesión de cada lugar que me agrada, por ello me he concentrado en unos sitios que quizás no conozcas, o que quizás debas repetir por su calidad, como es el caso del singular Botafumeiro…

Aprovecho esta oportunidad para desearles felices fiestas, y que el próximo año les traiga todo aquello que les permita encontrar la felicidad, pero ante todo, que les regale mucha salud y amor.