Segunda parte

Por: Antonio Blanco

Como mencioné en la edición pasada, en 2018 pude disfrutar de caldos memorables, aunque, por supuesto, existen algunos vinos que procuraría olvidar. Así pues, basándome en todas las lecciones que me legó el año anterior, continuaré con la lista de conclusiones con respecto a lo que proyecto beber más y menos en la próxima añada.

BEBER MENOS: Vino en 750 ml. y en latas
BEBER MÁS: Vino embotellado en Magnum
Si aún no crees que una Magnum es mucho más intrigante que la inconfundible botella de 0.75 centilitros, formato que resulta muy manejable comercialmente y también ideal para disfrutar en compañía poco numerosa. Sin embargo, existen diferentes situaciones que animan a los consumidores a adquirir botellas algo más grandes.

La mayoría de las bodegas solamente embotellan en formato Magnum los vinos de mayor calidad de la casa

SON IDEALES PARA DISFRUTAR EN GRUPO
El formato de tres cuartos de litro es ideal para pequeños grupos. Sin embargo, cuando estamos en compañía algo más numerosa (con más de 5 o 6 personas), nos queda pequeña la ortodoxia. La botella magnum permite que el vino no se termine durante la velada y hace posible que podamos servir de la misma botella más de una copa por persona, permitiéndonos comprobar mejor la evolución del caldo una vez que la botella ha sido abierta.

MEJOR CONSERVACIÓN
El Magnum es un formato menos susceptible a los cambios de temperatura al tener un volumen mayor, haciendo también que el proceso de degradación a través del tiempo sea más lento, por lo que son vinos más aptos para la guarda. Hay que ponderar que la cantidad de oxígeno es la misma en la botella y también el contacto con el corcho, pero la cantidad de vino es el doble.

MAYOR COMPLEJIDAD
El sabor del vino en formato superior al estándar suele ser algo más complejo, debido a que la cantidad de partículas que determinan el sabor y color del caldo que vamos a descubrir en la botella es también superior.

GARANTÍA DE CALIDAD
La mayoría de las bodegas solamente embotellan en formato magnum aquellos vinos de mayor calidad de la casa, por lo que las etiquetas que encontramos en este tamaño suelen garantizar un alto nivel de calidad.

GRANDE SÍ, PERO TAMBIÉN MANEJABLE
El formato de 1.5 litros es grande sin duda, pero todavía es relativamente fácil de manejar con respecto a otros tamaños mayores, como las botellas de 3, 4.5 ó 6 litros, que, aunque de forma relativamente más esporádica, también podemos hallar en el mercado.

PERFECTO PARA REGALAR
Cuando estamos pensando en regalar algún vino, las botellas Magnum revelan mayor impacto a la vista; además que en muchas ocasiones sus estuches son más elegantes y sus cajas más vistosas, y estas cualidades seguramente agradarán a esa persona a la que intentamos agasajar.

La vid Sauvignon Blanc de cualquier confín es sin duda origen de caldos deliciosos

Para obtener el máximo impacto visual y gustativo, sugiero ir por un Magnum de Riesling. La alargada botella cónica de un buen Riesling es garantía que el agasajado e invitados girarán la cabeza, y el caldo en el interior también será satisfactorio si proviene de una buena bodega, como la que posee Eva Fricke, una de las estrellas de la región alemana de Rheingau.

Sin-título-1

Mi recomendación
– 2016 Eva Fricke Riesling Mellifluous
– Elements Rheingau Alemania

Ed-Vino-3---WINE-15

Vino de cuerpo medio de toque seco, con notas de jugosa y sabrosa lima; quizás para algunos paladares exigentes, este Riesling puede no parecer complejo, pero sin lugar a dudas es delicioso. La enóloga Eva Fricke ha tenido la oportunidad de laborar en prestigiosas compañías mundiales, antes de retornar a su Alemania natal.

BEBER MENOS: Sauvignon Blanc
BEBER MÁS: Chenin Blanc
La vid Sauvignon Blanc de cualquier confín es sin duda origen de caldos deliciosos, ya sea vinos de Nueva Zelanda, Valle de Napa o Sancerre. También es verdad que ya existen numerosas opciones con este tipo de uva y, a pesar de estar ubicadas en confines lejanos y con un “Terroir” complemente distinto entre ellos, hay ocasiones que los caldos de uva Sauvignon Blanc ofrecen sabores notablemente semejantes, ya que esta uva no posee un perfil de sabor particularmente diverso.

Ahora bien, existen versiones de este caldo, a diferencia de Chenin Blanc, que hace posible elaborar caldo dulce o seco, sin gas o espumante, e inclusive algún punto intermedio entre las distintas opciones.

Ambas uvas son nativas del Valle del Loira, en Francia, donde la Chenin Blanc es particularmente espléndida en regiones como Vouvray, Saumur y Anjou. Pero la Chenin Blanc también se cultiva en otras regiones mundiales, incluyendo Sudáfrica, donde es la uva blanca más cultivada del país.

En el siglo XVII, colonos holandeses plantaron la uva alrededor del Cabo de Buena Esperanza, denominándola erróneamente con el seudónimo de Steen. Posteriormente, generaciones subsecuentes de vitivinicultores sudafricanos no fueron capaces de percatarse que en realidad se trataba de uvas Chenin Blanc, y no fue sino hasta la década de los 60 cuando cayeron en cuenta del error. Así pues, los sembradíos de esta uva son numerosos en Sudáfrica y han continuado creciendo a través de recientes décadas, pero afortunadamente, hay también una maravillosa Chenin que evoluciona y crece allí, generalmente con precios mayormente económicos.

Mi recomendación
– 2017 Tania y Vincent Carême
– Terre Brûlée Chenin Blanc
– Swartland Sudáfrica

Ed-Vino-4---WINE-08

Se trata de un caldo blanco fresco muy bien equilibrado, con un cuerpo medio, seco, de notas con toques de pera y lima, y con un firme borde mineral. Una encantadora expresión de una uva transformada en vino, gracias a la elaboración de un equipo conformado por marido sudafricano y esposa francesa.

Conclusiones:
Al igual que con la primera parte, mi propósito con este artículo es mostrarles algunas opciones interesantes y con un precio-calidad que no intimide para probarlos y, si al final estos planteamientos no florecieran como sus vinos favoritos, al menos se atrevieron a probar propuestas novedosas, esperando que nos sea posible crecer en nuestra cultura enológica.